Análisis de la oferta gastronómica de Alcossebre


PDF

Por Anna Barceló. Master de Comunicación y Periodismo Gastronómico de The Foodie Studies.

Resumen

Los cambios en las preferencias de los turistas hacen que la gastronomía forme parte de los nuevos modelos de turismo. Esto requiere la adaptación de los destinos turísticos a estas nuevas tendencias. En este trabajo se analizará la programación gastronómica de la localidad de Alcossebre durante los 4 últimos años. Tanto la desarrollada por instituciones públicas como por agentes privados. Además, se analizará la respuesta a esta oferta: la participación y el nivel de satisfacción tanto en turistas como en residentes, todo con la intención de desarrollar una programación gastronómica más completa y diversa. La investigación se sustenta en el análisis cuantitativo y cualitativo derivado de las encuestas y focus group realizados a turistas, residentes, hosteleros y cargos públicos. En términos generales, se encontró un alto nivel de participación en las actividades gastronómicas, a pesar de la alta percepción de escasez de ellas.

ABSTRACT: Changes in tourist preferences makes gastronomy part of the new models of tourism. This requires an adaptation of tourist destinations to these new trends. In this work the culinary program of Alcossebre will be analyzed over the past 4 years. Moreover, the response to this offer will be studied: participation and level of satisfaction of tourists and residents, all intended to develop a more complete and diverse program. The research is based on quantitative and qualitative analysis derived from surveys and focus groups made on tourists, residents, hoteliers and public staff. Generally, it was found a high level of participation in gastronomic activities, despite the high perceived shortage of them.

KEYWORDS: gastronomía, Alcossebre, programación, turismo, producto. Gastronomy, Alcossebre, programmation, tourism, product.

INTRODUCCIÓN

Como todos los ámbitos de la vida (la sociedad, la economía, la cultura, etc.), el turismo evoluciona. Los cambios en los gustos de los turistas y las nuevas modas, han situado a la gastronomía en uno de los atractivos turísticos más destacados de los últimos tiempos. Cada vez son más los viajeros que aprovechan sus vacaciones para descubrir un lugar a través de su gastronomía y que se informa sobre la tradición gastronómica del lugar antes de elegir destino. Esto, ha supuesto una gran oportunidad para el desarrollo del turismo gastronómico, un turismo que pone en valor la tradición, la historia, lo autóctono y lo artesano. Un viaje sostenible y responsable que juega a favor de las localidades más afectadas por el turismo, ya que combate la idea del exploración de masas, haciéndole frente con un tipo de vacaciones basadas en el conocimiento, en la cultura y el respeto por un lugar. Sin embargo, para aprovechar esta oportunidad, se deben desarrollar estrategias de promoción y desarrollo responsables para convertir la riqueza gastronómica de un lugar en un recurso. En esta línea, Hjalaguer y Richards afirman que “la gastronomía de un lugar puede ser un producto turístico o un recurso turístico” (Hjalaguer y Richards, 2000) y que para ello hay que cuidarla y valorarla. Por otro lado, el secretario general de la OMT, Taleb Rifai, indica que el turismo gastronómico permite valorar el producto de la zona, así como generar empleo local en todos los sectores: servicios, industria y agricultura. Es decir, el desarrollo de una estrategia o programación de turismo gastronómico en un destino es el desarrollo de una estrategia de dinamización económica a todos los niveles, que además de fomentar la cultura y el mantenimiento de la tradición, aportará riqueza a la localidad en la que se desarrolle. Por estos motivos, entre otros, nace esta investigación. Alcossebre es una localidad de Castellón de tradición marinera que vive hoy en día del turismo de sol y playa. Aunque recibe anualmente una gran cantidad de turistas (50.000 aproximadamente, siendo una población de 4.500 habitantes), su estrategia turística acaba donde acaban el sol y la playa. Con tal de mejorar esta situación, creando un plan de actividades relacionadas con la gastronomía local/regional y enriquecer la programación de la localidad pensando tanto en turistas como en residentes, nace esta investigación. Una investigación que permitirá conocer la cantidad exacta y la tipología de las actividades relacionadas con la gastronomía que se desarrollan en la localidad, así como las opiniones y sensaciones de turistas, residentes, hosteleros y agentes públicos. Con ello, se pretende ampliar el proyecto desarrollado a lo largo del máster de comunicación y periodismo gastronómico, Mochila de Sabor, hasta convertirlo en una agencia de dinamización gastronómica local que programe actividades para los diversos públicos e intereses. Actividades tan diversas como: jornadas gastronómicas, talleres para diferentes públicos (niños, adolescentes, adultos), concursos amateurs y profesionales, conferencias, catas, degustaciones, visitas guiadas a productores o cooking shows, entre otras. De esta manera, se conseguiría profesionalizar un proyecto que nace con el fin de promocionar los productos del territorio en el que se desarrolla (Castellón), así como completar y diversificar la oferta turístico-gastronómica de la localidad de Alcossebre.

OBJETIVO

Conocer de manera exacta la programación gastronómica existente en Alcossebre, así como la respuesta del público ante ella con tal de desarrollar una agencia de dinamización gastronómica en la localidad que complete y amplíe la programación actual con un plan a largo plazo, atractivo y factible.

METODOLOGÍA

En primer lugar se ha recopilado toda la información posible sobre las actividades gastronómicas que se realizan en la localidad de Alcossebre, tanto de iniciativa privada como pública. Esto no hubiese sido posible sin la colaboración del Ayuntamiento de Alcalà de Xivert-Alcossebre y la Asociación de Empresarios del mismo municipio, ya que no existen documentos específicos que recojan esta información (hasta ahora). Una vez compilada la información de la programación gastronómica local, se ha analizado, teniendo en cuenta el tipo de actividades realizadas, la cantidad de las mismas y su continuidad, entre otras cosas. A continuación, se realizó una encuesta (cuantitativa) tanto a turistas (60 personas) como a residentes (63 personas) para determinar su grado de participación en las actividades gastronómicas programadas, así como su opinión sobre la variedad y el pluralismo de las mismas o la necesidad o no de programar más. Después de esto y, con tal de debatir con los responsables de la programación de actividades relacionadas con la gastronomía, se realizó un focus group (cualitativo) en el que se analizó y comentó conjuntamente la programación existente, se debatió sobre la necesidad de programar más o no y se discutió sobre el por qué programar este tipo de actividades o no. Finalmente, se elaboraron tablas con los resultados de las encuestas para mostrar de manera más visual los resultados de las mismas. Tablas que se comentan en el cuerpo del trabajo y en las que se incluyen algunas de las intervenciones más destacadas de los participantes en el focus group. De esta manera, se consigue una visión general de la situación que nos permitirá entrever las oportunidades, fortalezas, debilidades y amenazas que conllevaría la creación de una agencia de dinamización gastronómica en Alcossebre para completar, ampliar y diversificar la oferta existente.

Tipo de encuesta: aleatoria y presencial. Muestra total encuestados: 123 personas, de las cuales 60 eran turistas que se encontraban en Alcossebre durante las vacaciones de Semana Santa y 63 eran residentes

Focus group: se realizó con la concejala de turismo Alejandra Roca, la concejala de cultura María Agut, el exconcejal de turismo Ricardo Aguilar, la representante de los hosteleros en la asociación de empresarios Ana Mª Martín, Joan Roig (Rte. Can Roig), Néstor Amela (Rte. L’Illa), David Pegueroles (Tipic Bar), Lourdes Rubio (Camping Ribamar), José Mari Ortega (Taberna Pikapote) y Antonio Bernal (Rte. Antonio).

ESTADO DE LA CUESTIÓN

Antes de empezar con la investigación, se realizó una compilación de datos e información que nunca se había realizado antes. La colaboración del Ayuntamiento de Alcalà de Xivert-Alcossebre y de la Asociación de empresarios del municipio fue fundamental para poder elaborar las tablas en las que se muestran las actividades gastronómicas organizadas en la localidad del norte de Castellón. Del mismo modo, como no existía una compilación de las actividades gastronómicas realizadas en la localidad, tampoco existía un análisis de las mismas. Fue por esto que encontrar bibliografía al respecto fue muy complicado. Sin embargo, antes de analizar toda la información recopilada, se enmarcó en un ámbito teórico, el del turismo gastronómico del que sí existe amplia bibliografía y que fue de gran importancia para contextualizar y encauzar la investigación. De este tema destacan documentos como los de la Organización Mundial del Turismo, los de Fandós Herrera o Millán Escriche, entre otros.

MARCO TEÓRICO DE LA INVESTIGACIÓN

Si enmarcamos el trabajo en un ámbito teórico, deberíamos fijarnos en el del turismo gastronómico. Por ello, nos centraremos en desgranar términos como turismo y gastronomía para entender mejor a qué se refiere el sintagma “turismo gastronómico”.

Turismo

La Organización Mundial del Turismo define turismo como un “fenómeno social, cultural y económico relacionado con el movimiento de las personas a lugares que se encuentran fuera de su lugar de residencia habitual por motivos personales o de negocios/profesionales”. Por otro lado, la Real Academia de la Lengua Española define el término como “actividad o hecho de viajar por placer”. Aunque más escueta, la definición con la que vamos a trabajar en este proyecto será la de la RAE ya que acota más bien el sector de turistas al que nos dirigimos: los que vienen por y en busca de nuevas experiencias. La OMT específica en su web que “como tal, el turismo tiene efectos en la economía, en el entorno natural y en las zonas edificadas, en la población local de los lugares visitados y en los visitantes propiamente dichos”. Es debido a este gran impacto que las localidades/regiones/países receptores deben adoptar un enfoque de desarrollo lógico y coherente, gestionando de manera eficiente los recursos y aprovechándolos al máximo para que se conviertan en un servicio o producto más de la oferta turística general. En este sentido, el desarrollo de un programa gastronómico local no solo sumaría al conjunto de la oferta turística de Alcossebre sino que generaría un producto turístico a explotar a partir de un recurso existente, que además, forma parte de la cultura del lugar. Tal y como afirman Flavián Blanco y Fandos Herrera,

“es bien conocido por todos que hoy en día el turismo constituye uno de los principales activos de la economía española y una de sus principales fuentes de divisas e ingresos. De hecho, esta actividad económica supone más del 10% del PIB de nuestro país” (Flavián Blanco y Fandos Herrera, 2011) además, continúan, “esta evolución ha supuesto la transición desde un modelo de turismo cuyo atractivo principal residía en los bajos costes que permitían ofrecer bajos precios finales a un turismo cada vez más fragmentado en diversas tipologías, donde el atractivo principal ya no es el bajo precio” (Flavián Blanco y Fandos Herrera, 2011).

Por otro lado, pero en la misma línea, cabe destacar que “la evolución del turismo […] ha perseguido la adaptación a las nuevas tendencias y exigencias del mercado turístico” (Fayos-Solá, 2014). En este caso, ante un auge de la gastronomía a todos los niveles como el que se ha vivido en España y diversos países tanto de Europa como de América, es comprensible que el turismo en torno a la gastronomía esté al alza. Aún así, hay lugares en los que esta creciente tendencia se ha aprovechado más y mejor y otros en los que no tanto. El caso de Alcossebre es el segundo. Mientras que poblaciones vecinas como Vinaròs o Peñíscola se han subido al carro de la gastronomía y aprovechan y sacan partido turístico de su cocina y tradiciones, Alcossebre no lo ha hecho.

Gastronomía:

Antes de centrarnos en el significado del turismo gastronómico, es necesario definir los términos de los que se compone. En este caso, la RAE define “gastronomía” con tres acepciones: 1) arte de preparar una buena comida, 2) afición al buen comer y 3) conjunto de platos y usos culinarios de un determinado lugar. Aunque autores como Kivela (2006), también entienden la gastronomía como “arte de cocinar y buen comer”, son muchos los que defienden que la gastronomía es mucho más. Desde Mochila de Sabor se entiende la gastronomía como algo más que cocinar y comer. La gastronomía forma parte de la cultura, la tradición y la identidad de una sociedad e implica mucho más que cocinar. Implica las determinadas relaciones que ciertas sociedades mantienen con las comidas y los alimentos y los por qués, implica probar, investigar, descubrir y entender, implica conocer una cultura a través de su comportamiento respecto a los alimentos y tantos otros aspectos relacionados con la sociología. Pero por otro lado, la gastronomía es una parte fundamental del turismo y de la identidad como población de un lugar. Por estos motivos, cada vez son más los turistas movidos por la gastronomía, las comidas y las bebidas de los distintos destinos. Es por esto que de las tres acepciones que da la RAE para el término gastronomía, la que nos parece más adecuada sería la tercera, a la que le añadiríamos que la gastronomía es un símbolo de la cultura de una sociedad, un importante elemento que conforma la tradición cultural y alimenticia de un lugar. Además, la promoción de los productos y la cocina de ciertos lugares (como es el caso de Alcossebre) permite, también, reforzar el sentimiento de identidad local, al mismo tiempo que promocionar todo aquello que se consume y produce en ese territorio.

Actualmente, la gastronomía ha vivido un revulsivo muy importante gracias, en parte, a la apuesta de los medios de comunicación por ella. Los cocineros son valorados y conocidos y la mayoría de los clientes se consideran “foodies”. Todo esto, ha supuesto una oportunidad más para el desarrollo del turismo gastronómico ya que estamos en un momento en el que la tradición, el kilómetro 0, lo ecológico y lo artesano se valoran más que nunca. Esto crea una coyuntura ideal para las localidades con productos y cocinas de calidad por promocionar y explotar. El quid de la cuestión es saber desarrollar las estrategias de promoción y explotación adecuadas para convertir este recurso en un producto turístico. En esta línea, Hjalaguer y Richards afirman que “la gastronomía de un lugar puede ser un producto turístico o un recurso turístico” y que la conversión de un recurso como la gastronomía en un producto resultará “de la transformación o revalorización de ese recurso” Hjalaguer y Richards (2000). Según Antón Clavé, “el producto turístico lo constituye un conjunto de elementos que configuran la oferta turística sustancial de un destino. Se trata de recursos turísticos puestos en valor y adaptados a las funciones y usos turísticos mediante su presentación y comercialización” (Antón, 2005).

Turismo gastronómico:

Una de las definiciones más usadas de turismo gastronómico y la que emplea la Organización Mundial del Turismo es la de Hall y Sharples, según quienes este tipo de turismo es:

“un viaje experimental a un destino gastronómico con fines recreativos y de entretenimiento, que incluye visitas a productores, a festivales gastronómicos, ferias, eventos, mercados, cooking shows, degustaciones de productos regionales de calidad y demás actividades relacionadas con la gastronomía” (Hall y Sharples, 2003). Además, destacan: “este viaje experimental está relacionado con un particular estilo de vida que incluye experimentación, aprendizaje de diversas culturas, adquisición de conocimientos y entendimiento de los productos turísticos, así como de las aplicaciones y especialidades culinarias producidas en la región a través de su consumo” (Hall y Sharples, 2003).

Otra definición, en este caso la de la OMT en el Global Report on Food Tourism, es la que define el turismo gastronómico como aquel que incluye a turistas y visitantes que planean sus viajes total o parcialmente para probar la cocina o llevar a cabo actividades relacionadas con la gastronomía. En este caso, se va un paso más allá y se matiza un aspecto importante del turismo gastronómico y es que la gastronomía puede ser el motivo principal, secundario o residual en la toma de la decisión del destino que se elige.

Por otro lado, el secretario general de la OMT, Taleb Rifai afirmaba en 2012 que “el turismo y, particularmente, el turismo de alimentos permite a las comunidades generar ingresos y oportunidades de empleo localmente, proporcionando trabajo a chefs locales o guías turísticos, mientras se alimentan otros sectores de la economía tales como la agricultura”. Además, la OMT asegura que

“el turismo gastronómico como fenómeno turístico ha crecido considerablemente y se ha convertido en uno de los más dinámicos y creativos. Tanto destinos como empresas turísticas se han dado cuenta de la importancia de la gastronomía con el fin de diversificar el turismo y estimular el desarrollo económico local, regional y nacional”  (Global Report on Food Tourism, OMT).

La profesora y el profesor de geografía regional Gómez Martín y Armesto López, por su parte, afirman que el turismo gastronómico es uno de los más potenciados en las últimas décadas y destacan algunas de sus características positivas:

“en el turismo gastronómico los productos alimenticios y las especialidades culinarias se convierten en vehículo de acercamiento cultural en la medida en que se confirman como elementos identificadores de pueblos y territorios. Esta nueva forma de aproximación a la cultura de un ligar, región o país tiene un carácter más atractivo y vivencial, lúdico y festivo y, a priori, procura un desarrollo sostenible que pasa por: a) asegurar el mantenimiento de los recursos turísticos, b) mejorar los niveles de bienestar de la población que se encarga de su producción y comercialización y, por último, c)garantizar la satisfacción de la experiencia turística por la vía de la calidad” (Gómez Martín y Armesto López (2002).

Además, el modelo turístico que conlleva el turismo gastronómico se convierte en una manera de hacerle frente a ese modelo de turismo y consumo que muchos autores califican como “Mcdonalizado y masificado” que conlleva generalización y pérdida de calidad y de personalidad del producto. Los turistas ya no buscan el turismo y los atractivos de masas, sino los valores basados en el territorio, el paisaje, la cultura local, los productos locales y la autenticidad, valores que se engloban en el turismo gastronómico. En este sentido, el secretario general de la OMT en el Global Report on Food Tourism especifica que “los visitantes, son cada vez más atraídos por los productos locales y muchos destinos están centrando su desarrollo de producto y márquetin en función a eso. Relacionando la gastronomía con la historia y el origen, los apelando a que los viajeros sientan el destino a través de sus sabores” (Taleb Rifai, 2012). La reflexión de la OMT continúa con un leve análisis del turista contemporáneo en el que se detalla que “los turistas de hoy en día son más experimentados, tienen más herramientas a su disposición y más tiempo para viajar. El turismo gastronómico les permite escapar de su rutina diaria y su ambiente habitual y adentrarse en un mundo de experiencias y novedades Por eso, cada vez más turistas en el mundo buscan experiencias más concretas que les aporten conocimientos” (OMT, 2012). En la misma línea, la profesora de turismo Mercedes Millán Escriche argumenta que

“los países más avanzados se encuentran inmersos en un modelo de sociedad cuyo máximo exponente son las prisas […] paradójicamente, o quizá como rechazo a esa trepidante forma de vida […] la población con posibilidades de liberar tiempo, cuyo número es cada vez mayor, viene mostrando una clara predisposición a buscar, o reencontrar, en algunos casos, el patrimonio cultural, es decir, todo aquello que representa tradición” (Millán Escriche, 2001). Además, destaca la gran oportunidad que brinda el turismo gastronómico para recuperar y valorar los productos autóctonos y tradicionales: “el sector turístico descubre en esta tendencia la posibilidad de introducir en el mercado nuevos productos para lo que es preciso adoptar y poner en valor viejos recursos” (Millán Escriche, 2001).

Por otro lado, cabe destacar, como se hace en el Global Report on Food Tourism de la OMT que la gastronomía se ha convertido en los últimos años y, para muchos, en la parte central de la experiencia turística. Además, según los datos de la Organización Mundial de Turismo, la cocina del destino turístico es uno de los aspectos a les que se da más importancia a la hora de valorar la calidad de las vacaciones y se convierte en un factor decisivo en la toma de decisiones a la hora de repetir o no el viaje al destino turístico.

Turista gastronómico

El turista que viaja movido por motivos relacionados con la gastronomía suele ser un turista culto, experimentado y con un nivel socioeconómico medio-alto. El turista gastronómico huye de las masas y busca en sus destinos la autenticidad, la esencia de los productos, de la cultura y de la tradición, así como se interesa por lo autóctono y por los procesos de elaboración y producción. Se trata de un turista que busca calidad en los productos y los servicios con el valor añadido de la autenticidad, historia y cultura local que lleva implícito. Según el Global Reporto on Food Tourism de la OMT y algunos investigadores, “el turismo gastronómico tiene que ver con gente con un estilo de vida sofisticado y una situación económica acomodada”, cosa que es muy positiva para los destinos que apuestan por desarrollar una propuesta turística gastronómica ya que, además de gastar en pernoctaciones, este tipo de turistas invertirá en el producto y el negocio local. En este caso, el visitante que se interesa por la gastronomía y lo local es el que se busca en Alcossebre con la propuesta de un plan de actividades gastronómicas de Mochila de Sabor. Un público objetivo, con capacidad económica, interés y con ganas de aprender y valorar el producto regional. Por otro lado, los investigadores Quan S. y Wang, N. afirman que “el turismo gastronómico es un fenómeno emergente que se ha desarrollado como un nuevo producto turístico debido a que, según diversos autores, más de 1/3 de lo que gastan los turistas durante el viaje va en relación a la gastronomía”. Centrándonos ahora en el nivel de gasto, el catedrático e investigador de márquetin Carlos Flavián Blanco y la profesora de márquetin e investigación de mercados Carmina Fandos Herrera, afirman que “el turista gastronómico realiza un volumen de gasto superior al del turista medio” (Flavián Blanco y Fandos Herrera, 2011), por lo que resulta económicamente interesante desarrollar planes gastronómicos atractivos.

Por otro lado, cabe destacar la revolución de la percepción general de gastronomía producida, entre otras cosas, la televisión. Mientras que antes los programas de cocina se limitaban a los recetarios, hoy en día son pocos los canales que no tienen programación gastronómica en su parrilla. Programas como Top Chef o Master Chef han mejorado la visión que la gente tenía de la cocina, la han hecho mediática y han conseguido crear muchos “fans”. Actualmente, es muy alto el porcentaje de ciudadanos de todas las edades que se considera “foodie”, que investiga gastronómicamente, que prueba, que se interesa, que critica, que fotografía la comida y que comparte sus experiencias gastronómicas en las redes.

Por todos estos motivos, el turismo gastronómico seduce cada vez a más personas, al mismo tiempo que “está permitiendo que las culturas culinarias tradicionales se conserven y que se desarrolle una fusión perfecta entre la gastronomía y el territorio” (Flavián Blanco y Fandos Herrera, 2011). Finalmente, el presidente de la Real Academia de la Gastronomía Española, Rafael Ansón, afirmaba en la conferencia inaugural del I Congreso Europeo del Turismo y la Gastronomía, que “a España llegan más de 5 millones y medio de turistas al año motivados por la cultura gastronómica del país. Además la gran mayoría de los 50 millones de turistas extranjeros que visitaron en total España, destacaron la gastronomía cono punto fuerte del país cuando se les preguntó” (Ansón, R. 2010).

INVESTIGACIÓN – TRABAJO DE CAMPO

Alcossebre como caso de estudio

Alcossebre se encuentra en la zona costera del norte de Castellón. Se trata de una localidad de unos 4.500 habitantes que pertenece al municipio de Alcalá de Xivert. Alcossebre es un pueblo muy turístico que llega a albergar hasta a 50.000 visitantes en verano. Ante esta situación, la posición del Ayuntamiento es simple: mantener la playa en buenas condiciones y esperar a que los turistas lleguen. Sin embargo, no se ofrece mucho más que el turismo de sol y playa. Con esto, son muchos los turistas que ya tienen bastante, pero son muchos otros los que esperan algo más.

El turismo de Alcossebre es un turismo con una capacidad económica media-alta y que normalmente viene en familia. En cuanto a su procedencia, Alcossebre recibe tantos turistas extranjeros, como nacionales. Los más habituales son: franceses, ingleses, alemanes y madrileños, vascos y valencianos. Si además, nos fijamos en su participación en las actividades (no solo en las gastronómicas), se trata de un público bastante participativo y agradecido ante la oferta programática, según Ricardo Aguilar, ex concejal de turismo.

En cuanto a la gastronomía local, al tratarse de un pueblo de costa y cierta tradición marinera, son muy típicos platos del mar como “suquet de peix”, “fideuà”, “mejillones” o “erizos de mar”, entre otros. Sin embargo, la gastronomía de Alcossebre está marcada por los toques de cocina de interior que le aporta la proximidad con el núcleo urbano: Alcalà de Xivert. Platos tan característicos como la “olla”, el “rostit” o el “tombet”, completan su rica oferta. Por otro lado, se elaboran dulces tan característicos como “rollitos de anís”, “de cullerà”, postres con almendra, “pastissets”, “cocs de pasqua”, buñuelos, etc.

Además, Alcossebre se producen productos de huerta de calidad ya que tiene grandes extensiones de tierra muy fértil y cercana al mar, lo que le aporta una salinidad que dulcifica las frutas y suaviza los productos como las alcachofas, las zanahorias o los tomates. Son especialmente conocidos los tomates de colgar, así como las alcachofas de Cap i Corp. Como frutas destacan las almendras, los melones y las sandías.

ANÁLISIS DE ACTIVIDADES GASTRONÓMICAS EN ALCOSSEBRE:

A continuación se realizará una enumeración de todas las actividades gastronómicas que se realizan en la localidad de Alcossebre desde el año 2013. Escogemos el 2013 como año de partida porque es el primer año en que el Ayuntamiento del municipio organiza una actividad en que la gastronomía sea la protagonista.

Programadas por agentes públicos:

Año Actividad Cantidad Nombre
2013 Ruta gastronómica 1 Ruta de la tapa
2013 Concursos 0  
2013 Ferias 0  
2013 Degustaciones/catas 0  
2013 Mercados 0  
2013 Cooking shows 0  
2013 Talleres 0  
2013 Jornadas gastronómicas 0  
2013 otras 0  

Tabla1. Análisis año 2013. Fuente: Departamento de Turismo Ayuntamiento Alcalà de Xivert-Alcossebre

Durante el 2013 el Ayuntamiento de Alcalà y Alcossebre organizó la I Ruta de la Tapa. Un evento que tiene una duración de 15 días, empezando el día 29 de agosto y coincidiendo con las fiestas locales de Alcossebre. El horario fijado por el Ayuntamiento para la degustación de las tapas es de 12 a 15h. El primer año, 18 los restaurantes que participaron. Sin embargo, la promoción fue muy escasa y la sensación que quedó al terminar las jornadas fue que había ido “bien”. Según David Pegueroles, del Tipic Bar, “mucha gente venía sin saber qué era lo de la Ruta de la Tapa, pero cuando se enteraban participaban y les gustaba. Fueron muchos los clientes que repitieron. La sensación al terminar era que el año próximo iría mejor”.

En cuanto a la oferta gastronómica ofrecida por el Ayuntamiento, vemos que se limitó a la Ruta de la Tapa. Según Ricardo Aguilar, concejal de Turismo entonces, “fue un año de prueba, no nos quisimos tirar a la piscina con muchas más cosas, porque queríamos ver cómo funcionaba esto primero”.

Año Actividad Cantidad Nombre
2014 Ruta gastronómica 1 Ruta de la tapa
2014 Concursos 0  
2014 Ferias 0  
2014 Degustaciones/catas 0  
2014 Mercados 0  
2014 Cooking shows 0  
2014 Talleres 0  
2014 Jornadas gastronómicas 1 Jornadas gastronómicas de la Sierra de Irta
2014 otras 0  

Tabla2. Análisis año 2014. Fuente: Departamento de turismo Ayuntamiento Alcalà de Xivert-Alcossebre

En 2014, el Ayuntamiento optó por darle bombo a la Ruta de la Tapa, que cumplía 2 años. Este año, participaron un total de 27 restaurantes. 2014 fue el año de consolidación de la propuesta gastro del ayuntamiento. Los restaurantes más representativos de la localidad se sumaron a la iniciativa. Durante estos 15 días, las terrazas y los restaurantes se llenaron de gente que iba a tomar tapa+bebida por 2,50€. Sin embargo, los propietarios de algunos restaurantes no quedaron contentos. José Mari Ortega, de la Taberna Pikapote afirma que: “esos 15 días fueron una locura. Venía todo el mundo al mismo tiempo, los que querían tapa y los que querían comer. Las tapas me quitaban mucho tiempo y los clientes que más me interesaban tenían que esperar mucho. Fue mi primer y mi último año en la Ruta de la Tapa. Tampoco sacaba tanto margen y me retrasaba mucho mi cocina”. Preguntado por la organización, José Mari piensa que la Ruta de la Tapa no está bien pensada: “Debería empezar un poco antes y terminar antes también, para que a las 14h que es hora punta para los restaurantes, nos podamos centrar en las comidas”. Juan Roig, del Restaurant Can Roig, también participó en 2014 por primera y última vez: “somos casi que 20 personas trabajando en la cocina y durante esos días tuve que tener a dos trabajando exclusivamente en las tapas. No podía permitírmelo ya que los necesitaba para los servicios de comidas. Coincido en que adelantar el horario sería positivo”.

Por supuesto, hubo restaurantes que consiguieron mejorar su fama gracias a la oferta de tapas y a los que el boom de la Ruta de la Tapa les favoreció mucho. Ejemplos de ello son el Casa Antonio, el Restaurant Antonio o el Casa Jordi. “Abrimos en 2013 y participar en la Ruta de la Tapa nos permitió situarnos en el mapa. La gente venía a probar y repetía. Para nosotros fue todo un reto, innovamos y probamos cosas que gustaron. Eso también nos motivó a seguir”, declara Antonio Bernal del Restaurant Antonio.

En cuanto al resto de oferta gastronómica en Alcossebre durante el año 2014, el Ayuntamiento apostó por unas jornadas gastronómicas de 15 días en las que los productos de la tierra eran los protagonistas. Las jornadas de la Sierra de Irta, empezaron el día 31 de mayo y en ellas participaron un total de 11 restaurantes que elaboraron para la ocasión un menú con los mejores productos de Alcossebre. Estas jornadas fueron un éxito en todos los sentidos. Los restaurantes que se apuntaron eran restaurantes de calidad, los menús eran equilibrados y atractivos y, lo más importante, aparte de turistas, movieron a muchos vecinos de la localidad atraídos por los productos de su territorio. Además, al celebrarse a principios de junio, cuando la temporada turística aún no es alta, los vecinos de Alcossebre pudieron disfrutar de esta actividad.

Año Actividad Cantidad Nombre
2015 Ruta gastronómica 1 Ruta de la tapa
2015 Concursos 0  
2015 Ferias 0  
2015 Degustaciones/catas 0  
2015 Mercados 0  
2015 Cooking shows 0  
2015 Talleres 0  
2015 Jornadas gastronómicas 1 Jornadas Gastronómicas de la Serra d’Irta
2015 otras 0  

Tabla 3. Análisis año 2015. Fuente: Departamento de Turismo Ayuntamiento de Alcalà de Xivert-Alcossebre

En 2015 se volvieron a organizar las Jornadas Gastronómicas de la Sierra de Irta debido al éxito del año anterior. Con ellas se promocionaron productos como las almendras, los tomates, las hortalizas, los pescados y mariscos, etc. En 2015, fueron 16 los restaurantes de Alcossebre que participaron. Aunque hubo bajas y altas, el número total de restaurantes aumentó y las jornadas repitieron el éxito del año anterior. En este sentido, el entonces concejal de turismo, Ricardo Aguilar afirmaba: “no nos esperábamos tanto éxito, la verdad es que fue muy bien”.

En cuanto a la Ruta de la Tapa hubo cambios. Igual que en 2014 se apuntaron muchos restaurantes de referencia de la localidad, en la edición 2015 algunos se desapuntaron. Juan Roig del Can Roig afirmaba al respecto: “no puedo dejar que mis clientes de siempre, los que vienen a comer a menudo tengan que esperar más de la cuenta porque en cocina tenga que tener a dos empleados pendientes de las tapas”. La baja de estos restaurantes (de calidad), la suplieron otros tantos que quisieron subirse a la ola de la Ruta de la Tapa, completando el programa de 2015 un total de 24 restaurantes. Analizando las propuestas de los restaurantes participantes en la edición 2015, se ve una gran diferencia cualitativa entre restaurantes, cosa que en general ha generado la impresión de que la Ruta de la Tapa ha perdido calidad y, como consecuencia, los turistas y vecinos de Alcossebre solo se ven atraídos por las propuestas más elaboradas. Por esto, preguntamos a Néstor Amela del Restaurant L’Illa, quien ganó las dos últimas ediciones de la Ruta: “la tapa es una muestra de nuestra cocina en miniatura y nos esforzamos en ella tanto como en un plato de la carta. Hay restaurantes que solo participan en la Ruta para aparecen en un mapa, pero ellos verán las consecuencias de ello. Nosotros llevamos la calidad por bandera. Para todo”. Sobre la posible visión de pérdida de calidad que transmite la ruta de la tapa, Alejandra Roca, concejala de turismo declara que “desde el Ayuntamiento se anima a los profesionales a sacar lo mejor de sí, son ellos los que deberían preocuparse de la calidad y la imagen que transmiten a sus clientes. Nosotros no estamos en las cocinas y no podemos hacer nada ahí”.

Año Actividad Cantidad Nombre
2016 Ruta gastronómica 1 Ruta de la tapa
2016 Concursos 0  
2016 Ferias 0  
2016 Degustaciones/catas 0  
2016 Mercados 0  
2016 Cooking shows 0  
2016 Talleres 0  
2016 Jornadas gastronómicas 0  
2016 otras 0  

Tabla 4. Análisis año 2016. Fuente: Departamento de Turismo Ayuntamiento Alcalà de Xivert-Alcossebre

Aunque son muchos los turistas y los vecinos de Alcossebre que preguntan si este año se repetirán las Jornadas Gastronómicas de la Sierra de Irta, los restaurantes que participaron el año anterior no tienen más opción que decir que no. El Ayuntamiento no ha programado la actividad para este año. “Con la nueva legislatura, hemos tenido mucho trabajo y hemos renunciado a las jornadas” comentaba la actual concejala de turismo, Alejandra Roca, ante lo que Ana María Martín, representante de los hosteleros en la Asociación de Empresarios y copropietaria de la Taberna Pikapote responde: “es una lástima porque a nosotros nos preguntan muchísimo por ellas. Deberíamos haber hecho un esfuerzo por sacarlas adelante, si no hay constancia, no podremos consolidar ninguna iniciativa, por buena que sea. Creo que, además, esta decisión se tomó sin tener en cuenta la opinión de los hosteleros, y muchos hubiésemos participado”. Lo que sí se ha mantenido es la ruta de la tapa, ya consolidada.

PROGRAMADAS POR AGENTES PRIVADOS:

Año Actividad Cantidad Actividad Local
2013 Concursos 0    
2013 Degustaciones/catas 1 Cata comentada de vinos Restaurant L’illa
2013 Cooking shows 0    
2013 Talleres 0    
2013 Jornadas gastronómicas 1 Jornadas de la tapa de Cap i Corp Restaurante Can Roig
2013 Conferencias 0    
2013 otras 1 Mercado eco y artesanal Camping Ribamar

Tabla5. Análisis año 2013 agentes privados. Fuente: Elaboración propia a partir de la información ofrecida por parte de la Asociación de Empresarios Alcalà-Alcossebre.

Durante el año 2013, fueron tres los agentes privados que realizaron alguna actividad relacionada con la gastronomía. El Restaurante L’Illa realizó una cata comentada de vinos en mayo a la que asistieron unas 25 personas, todas de Alcossebre. Durante el mes de mayo también, el Restaurante Can Roig organizó durante dos semanas las Jornadas de la tapa de Cap y Corp. Durante estos 14 días el restaurante ofrecía un menú todo a base de tapas elaboradas con productos de la huerta y el mar de Alcossebre. El menú de tapas tenía un precio de 35€ y estaba compuesto de un total de 11 platos. Durante estos días, el Can Roig consiguió una cartera de clientes elevada, combinados entre vecinos de Alcossebre y turistas. Por otro lado, el Camping Ribamar celebró todos los martes de los meses de julio y agosto un mini mercado de productos eco y artesanales del territorio. Debido a la lejanía de su localización, los asistentes al mercado del Camping fueron los propios clientes, pero según Lourdes Rubio, subdirectora del camping “los clientes quedan contentos y compran. La gente que viene al camping valora mucho el producto eco, autóctono y artesanal, por eso funciona el mercado. La verdad es que como estamos alejados del centro, la gente participa bastante en todo: el mercado, la ruta, las jornadas…”.

Año Actividad Cantidad Actividad Local
2014 Concursos 0    
2014 Degustaciones/catas 1 Cata de vinos Casa Antonio tienda gourmet
2014 Cooking shows 0    
2014 Talleres 0    
2014 Jornadas gastronómicas 3 Jornadas de la tapa de Cap i Corp

 

Día del pintxo

 

Día japonés

Restaurante Can Roig

 

 

Taberna Pikapote

 

Taberna Pikapote

2014 Conferencias 0    
2014 otras 1 Mercado eco y artesanal Camping Ribamar

Tabla6. Análisis año 2014 agentes privados. Fuente: Elaboración propia a partir de la información ofrecida por parte de la Asociación de Empresarios Alcalà-Alcossebre.

El año 2014 fue un año más animado en cuanto a actividades. Aunque el Restaurant L’illa no organizó cata de vinos como el año anterior, sí que lo hizo la tienda de productos gourmet Antonio. A la cata, asistieron unas 25 personas, entre las que predominaban los vecinos de Alcossebre. Por su parte, el Restaurante Can Roig repitió con sus jornadas de la tapa de Cap i Corp ampliándolas a un mes y el Camping Ribamar con el mercado eco y artesanal. A esta oferta, se sumó la Taberna Pikapote, una taberna que se convierte en una de las más activas en cuanto a la organización de eventos y actividades relacionadas con la cultura y con la gastronomía. Como primeras actividades en su andadura, la Taberna Pikapote organizó, en mayo, el día del Pintxo y el día japonés. Las actividades tuvieron lugar en la terraza y albergaron a unas 25 personas, casi todas de Alcossebre. José Mari Ortega, propietario de la Taberna Pikapote declaraba en la reunión: “al principio tenía dudas de si las actividades funcionarían o no. Teníamos ganas de hacer cosas pero no sabíamos cómo reaccionaría la gente. La verdad es que fueron un éxito y la gente parecía contenta y agradecida”. Cuando preguntamos las fechas, todos, excepto el camping Ribamar, declaran programar sus actividades en mayo. José Mari Ortega afirma que “es muy buena época porque ya empieza a haber algún turista y la gente del pueblo aún no está agobiada por el trabajo desbordante de la temporada de verano. De hecho, la mayoría de participantes que tuvimos en el Pikapote fue de aquí”. “Sí, es buena época para la gente de Alcossebre” ratifica Joan Roig “i a nosotros nos permite trabajar bien, ya que no hay las aglomeraciones que tenemos en verano. Si organizamos talleres, catas o menús especiales tenemos que trabajar bien y con tiempo. En verano no podría ser”, concluye Roig.

Año Actividad Cantidad Actividad Local
2015 Concursos 0    
2015 Degustaciones/catas 1 Cata de vinos Restaurant L’illa
2015 Cooking shows 0    
2015 Talleres 0    
2015 Jornadas gastronómicas 1 Jornadas de la Tapa de Cap i Corp

 

Restaurant Can Roig

 

2015 Conferencias 0    
2015 otras 1 Mercado eco y artesanal Camping Ribamar

Tabla7. Análisis año 2015 agentes privados. Fuente: Elaboración propia a partir de la información ofrecida por parte de la Asociación de Empresarios Alcalà-Alcossebre.

En 2015 el Restaurant L’Illa, volvió a la programación de actividades, en este caso con dos: una cena maridaje con cata comentada de vinos que resultó ser todo un éxito congregando casi a 50 personas, la mayoría vecinos de la localidad. La actividad se celebró a finales de enero, cuando la mayoría de los restaurantes de Alcossebre están cerrados. “Nunca hubiese esperado tanta gente y menos en enero” afirma Néstor Amela. “Fue increíble la acogida que tuvo. Casi todo era gente del pueblo y se percibía en ellos las ganas de salir de casa, de poder hacer algo diferente”, complementa. Por su parte, el Restaurant Can Roig, volvió a organizar sus ya consolidadas Jornadas de la Tapa de Cap y Corp en mayo y el Camping Ribamar su mercado eco y artesanal. Ana María Martín, representante de los hosteleros afirma “es cierto lo que dice Néstor, la gente tiene ganas de poder hacer cosas, ¿cuántos se tienen que ir a Benicarló o Vinaròs para cenar un fin de semana de invierno? ¡Solo a cenar! Si fuéramos más activos y organizáramos cosas atractivas y factibles de manera conjunta, organizada y razonada, estoy segura que conseguiríamos que se quedaran aquí y podríamos estar abiertos durante más tiempo”.

Año Actividad Cantidad Actividad Local
2016 Concursos 0    
2016 Degustaciones/catas 1 Cena maridaje Restauant L’illa
2016 Cooking shows 0    
2016 Talleres 2 Taller arroces

Taller cocina japonesa

Taberna Pikapote
2016 Jornadas gastronómicas 2 Jornadas de la alcachofa de Cap i Corp

 

Jornadas de la tapa de Cap y Corp

 Restaurante L’illa

 

 

 

Restaurant Can Roig

2016 Conferencias 2 Slow Food Taberna Pikapote
2016 otras 2 Mercado eco y artesanal

 

Food Trucks

Camping Ribamar

 

 

Terraza Villa Susana

Taba8. Análisis año 2016 agentes privados. Fuente: Elaboración propia a partir de la información ofrecida por parte de la Asociación de Empresarios Alcalà-Alcossebre.

2016 está siendo, sin duda, el año en que más actividades gastronómicas se están organizando en Alcossebre. El Can Roig sigue con sus Jornadas de la Tapa de Cap i Corp en mayo, el Camping Ribamar continúa con su mercado eco y artesanal, el Restaurante l’Illa repitió la cena maridaje con cata comentada en enero y además, aparte de mantenerse abierto durante todo el invierno, siendo una de las pocas ofertas para los residentes de Alcossebre, organizó las jornadas de la alcachofa de Cap i Corp. Éstas se celebraron durante 30 días entre finales de enero y febrero. Las jornadas también tuvieron una gran acogida y consiguieron movilizar a muchos vecinos que, ante la falta de propuestas en la localidad, tienen que irse a poblaciones vecinas a disfrutar de experiencias gastronómicas como esta. Por otro lado, la Taberna Pikapote, vuelve a organizar, en este caso dos conferencias sobre el Slow Food, una celebrada en abril y otra en junio, a las que asistieron una quincena de vecinos, un taller de cocina japonesa que se llevó a cabo a finales de abril, en el que asistieron unas 20 personas mayoritariamente de Alcossebre y un taller de arroces organizado también a finales de abril, con el mismo número de asistentes y también, mayoritariamente de Alcossebre. Por otro lado, en semana santa, la Terraza&ChillOut Villa Susana organizó un festival de Food Trucks que fue un éxito rotundo entre turistas y vecinos. En cuanto a la aceptación de las actividades privadas, la concejala de turismo Alejandra Roca declaraba que: “desde la concejalía nos enorgullece que los restaurantes de la localidad estén activos y nos gustaría que hicieran aún más cosas”, a lo que Lourdes Rubio del Camping Ribamar y Antonio Bernal reclamaban un poco de colaboración por parte del Ayuntamiento con todos los locales que proponían iniciativas. “A mí me gustaría hacer más cosas, pero por mi cuenta no puedo. Si no podéis ayudar a los restaurantes porque son empresas privadas, lo entiendo, pero entonces deberíais estar más abiertos a las propuestas que lanzamos en conjunto o bien, programar más actividades para que participemos” reprochaba Antonio Bernal, ante lo que la concejala respondía “no es tan fácil Antonio, ayudar a unos sí y a otros no, no podemos y de momento aún nos cuesta mantener la ruta de la tapa, que cada año se va gente y entra nueva”.

Pero, ¿y los usuarios?, ¿qué piensan de la programación gastronómica de Alcossebre? Con tal de averiguar el grado de participación en las actividades que se realizan, la opinión que tienen al respecto, a qué tipos de actividades asisten más o si piensan que la oferta gastronómica es suficiente realizamos una encuesta a 60 turistas y a 63 residentes.

ANÁLISIS DE LA PARTICIPACIÓN Y PERCEPCIÓN DE LA PROGRAMACIÓN GASTRÓNOMICA EN ALCOSSEBRE: TURISTAS

Perfil del encuestado:

Variables  Total
Sexo Hombre 31
  Mujer 29
Edad (años) Entre 14 y 24 8
  Entre 25 y 35 12
  Entre 36 y 46 22
  Entre 47 y 57 11
  58 o más 7
País de origen España 39
  Francia 12
  Inglaterra 7
  Otro 2
Primera vez en Alcossebre 12
No 48

Tabla9. Perfil del encuestado. Elaboración propia a partir de los datos de la encuesta

Para averiguar si los encuestados habían asistido a algún tipo de evento gastronómico en Alcossebre, realizamos una primera pregunta cerrada: ¿Ha asistido alguna vez a algún evento/actividad gastronómica en Alcossebre?

Variables  Sí      No
Sexo Hombre   16                15  
  Mujer   16                13  
Edad (años) Entre 14 y 24   3                 5  
  Entre 25 y 35   6                 6  
  Entre 36 y 46   13                 9  
  Entre 47 y 57   8                 3  
  58 o más   2                 5  
País de origen España  22                17  
  Francia   6                 6  
  Inglaterra   4                 3  
  Otro   0                 2  
Primera vez en Alcossebre  1                11  
No 28                20  

Tabla10. Asistencia a eventos gastronómicos. Elaboración propia a partir de los datos de la encuesta.

Según los resultados de la encuesta, de los 60 turistas encuestados, 32 (el 53,33%) afirmaron haber participado en algún evento relacionado con la gastronomía y 28 no (Tabla10). En cuanto a la participación por sexos, el número de hombres y mujeres que asistieron a algún evento gastronómico es el mismo (16), mientras que hay más hombres que mujeres que no han asistido nunca a ninguna actividad relacionada con la gastronomía. Si analizamos la asistencia por edades, los turistas encuestados de entre 47 y 57 años son los más participativos con una participación del 72,72%, mientras que los que menos han participado en actividades relacionadas con la gastronomía son los comprendidos entre 14 y 24 años, de los que ha participado en alguna actividad un 37,7% y los de 58 años o más, habiendo contestado “sí” un 28,57%. Si nos fijamos ahora en la procedencia de los encuestados que afirman haber participado en algún evento relacionado con la gastronomía, vemos que la mayoría 68,75% son españoles. De entre todos los encuestados, un total de 12 personas es la primera vez que están en Alcossebre mientras que son 48 los que ya habían estado antes (al menos en una ocasión). De entre los repetidores, más de la mitad, el 58,33%, han asistido a alguna actividad gastronómica, mientras que de los que estaban en Alcossebre por primera vez solo 1 persona ha asistido a algún evento gastronómico. Es por esto que se puede afirmar que a pesar de la escasa programación gastronómica existente en Alcossebre (Tabla4 y Tabla8), la participación es elevada entre los turistas encuestados.

Continuando con el estudio de la programación y, después de mostrarles a los turistas encuestados un programa con todas las actividades gastronómicas que se han realizado en los últimos 4 años en la localidad, les preguntamos si creen que esta oferta es suficiente. Para acotar las respuestas, ofrecemos 3 posibilidades: a) es escasa, b) es suficiente y c) es elevada.

Variables Escasa    Suficiente Elevada
Sexo Hombre   15                13        3
  Mujer   17                 9        3
Edad (años) Entre 14 y 24   3                 4        1
  Entre 25 y 35   6                 4        2
  Entre 36 y 46   14                 7        1
  Entre 47 y 57   6                 3        2
  58 o más   3                 4        0
País de origen España  24                12        3
  Francia   4                 6        2
  Inglaterra   4                 2        1
  Otro   0                 2        0
Primera vez en Alcossebre   3                 4        2
No 29                18        4

Tabla11. Oferta de actividades en Alcossebre. Elaboración propia a partir de los datos de la encuesta.

En esta tabla (Tabla11) observamos el nivel de satisfacción de los turistas con la programación gastronómica existente en Alcossebre. Solo el 10% de los encuestados  cree que la programación gastronómica de la localidad es elevada, mientras que un 53,33% piensa que el programa de actividades gastronómicas es escaso, frente a 22 visitantes (el 36,66%) que creen que es suficiente.

Ante estos resultados es evidente que la programación gastronómica en la localidad es escasa y que, por tanto, la oportunidad de explotar la gastronomía como un recurso turístico está desaprovechada.

Llegados a este punto y conociendo el número de turistas que participan en actividades gastronómicas y su opinión respecto a la cuantía de actividades gastronómicas que ofrece la localidad, es el punto de ir un poco más allá y averiguar si realmente este público objetivo que son los turistas estaría dispuesto a participar en más actividades relacionadas con la gastronomía. Para ello, la siguiente pregunta que se les realizó fue la siguiente: ¿asistiría a más eventos gastronómicos si se realizasen?

Variables  Sí      No
Sexo Hombre   21                10  
  Mujer   20                 9  
Edad (años) Entre 14 y 24   5                 3  
  Entre 25 y 35   9                 3  
  Entre 36 y 46   16                 6  
  Entre 47 y 57   8                 3  
  58 o más   3                 4  
País de origen España  26                13  
  Francia  10                 2  
  Inglaterra   4                 3  
  Otro   1                 1  
Primera vez en Alcossebre   3                 9  
No 38                10  

Tabla12. Intención de asistencia. Elaboración propia a partir de los datos de la encuesta.

Teniendo en cuenta que la investigación de la programación gastronómica de Alcossebre se realiza con el fin de crear una planificación anual de actividades gastronómicas a realizar en la localidad, los resultados de esta tabla (Tabla12) tienen una importancia especial, pues sería en vano proponer una programación gastronómica variada y durante todo un año si los asistentes potenciales no están dispuestos a participar. Sin embargo, los resultados son muy positivos para el desarrollo del plan ya que el 68,33% de los encuestados responde que sí asistiría a más actividades. Por sexos, las cifras quedarían de la siguiente manera: de entre un total de 31 hombres, 21 (el 67,74%) responden que sí asistirían a más actividades gastronómicas en Alcossebre si las hubiera. Las mujeres, son 20 de 29 (el 68,96%) las que afirman que también asistirían. Si nos fijamos en los datos por rangos de edad, se observa que solo un grupo de encuestados presenta datos negativos. En el grupo de edad que va desde los 58 años hacia arriba, hay más encuestados que responden que no asistirían a más eventos gastronómicos que los que sí que lo harían. Si analizamos los datos teniendo en cuenta el país de origen de los encuestados, tanto españoles, como ingleses, como franceses afirman que sí que asistirían a más actividades relacionadas con la gastronomía si las hubiera, mientras que los dos encuestados de “otros países” presentan un empate a 1 sí y 1 no. Otro aspecto interesante es el de la posible asistencia de aquellos turistas que escogen ir de vacaciones a Alcossebre de manera recurrente. Debido a su idiosincrasia, el tipo de turismo de Alcossebre es mayoritariamente familiar y, en muchos casos, se trata de familias con segunda residencia en la localidad, de manera que muchos de los turistas que llegan a Alcossebre cada año, repiten más de una vez. Es interesante que tanto estos turistas repetidores como los que llegan por primera vez, sientan que la oferta gastronómica de la localidad es suficiente, para que sus intereses se vean complementados con una completa propuesta de actividades. En este caso, 38 turistas repetidores de 48 (el 79,16%) afirman que asistirían a más actividades gastronómicas si las hubiera. Teniendo en cuenta el elevado número de personas con disposición de asistir a más actividades, se podrían sacar dos conclusiones: 1) la oferta es escasa y 2) se podría realizar una programación más completa que sí atraería asistentes. En cuanto a los turistas encuestados que son primerizos, son solo 3 de 12 los que responden que sí asistirían a más actividades gastronómicas.

Finalmente, con tal de averiguar qué tipo de actividades generan más respuesta, preguntamos a los encuestados que han afirmado anteriormente haber asistido a alguna actividad gastronómica en Alcossebre a qué tipo actividades han asistido. Para ello, las clasificamos en un listado donde se incluyen las organizadas por entes públicas (ruta de la tapa, jornadas gastronómicas de la Sierra de Irta) o por empresas privadas (talleres, mercadillos, jornadas de tapas, catas, etc.) o a ambas.

Variables Públicas      Privadas Ambas
Sexo Hombre   11   3 2
  Mujer   12   3 1
Edad (años) Entre 14 y 24   3   0 0
  Entre 25 y 35   5   1 0
  Entre 36 y 46   7   3 2
  Entre 47 y 57   5   2 1
  58 o más   2   0 0
País de origen España 17   2 3
  Francia  4   2 0
  Inglaterra  2   2 0
  Otro  0   0 0
Primera vez en Alcossebre  1   0 0
No 22   3 3

Tabla13. Nivel de asistencia a actividades públicas, privadas o a ambas. Elaboración propia a partir de los datos de la encuesta.

Tal y como se puede apreciar en los resultados (tabla13), la mayor parte de los encuestados turistas (un 71,87%) han asistido a actividades de índole pública. Tan solo 6 encuestados (el 18,75%) declaran haber asistido a eventos gastronómicos privados y únicamente 3 personas (9,37%) han asistido a actividades públicas y a privadas. En cuanto al análisis por grupos de edad, los dos grupos de los extremos (entre 14 y 24 años y 58 años o más) indican que solo han participado en eventos públicos, que pueden ser o bien la ruta de la tapa o las jornadas gastronómicas de la Sierra de Irta. Los dos únicos grupos que señalan haber participado en actividades tanto públicas como privadas son los de 36 a 46 años y los de 47 a 57. Si nos fijamos en la participación según la procedencia, sorprende que el grupo de encuestados ingleses presenta un empate, y es que, hay el mismo número de personas que han participado en eventos gastronómicos privados que públicos. Los encuestados turistas procedentes tanto de España como de Francia señalan que han asistido a más eventos de tipo público que privado. Si nos preguntamos el por qué de estos datos, podríamos esbozar una hipótesis y es que si la mayoría de turistas visitan Alcossebre en época estival y las actividades de empresas privadas de realizan fuera de temporada, hay menos turistas en la localidad. Por otro lado, al comentarle estos datos a José Mari Ortega (Taberna Pikapote) éste responde lo siguiente: “es cierto que los clientes que vienen a nuestros talleres suelen ser o locales o nacionales que vienen en fin de semana. Además suelen ser clientes habituales que nos siguen en las redes”. A partir de la respuesta de José Mari Ortega podemos intuir que estos clientes que asisten a sus talleres se enteran de ellos a través de las redes sociales o los newsletters, cosa que implica un cierto conocimiento del local. En el caso de los residentes y los turistas nacionales repetidores es más fácil que se den estas condiciones, cosa que podría justificar su mayor asistencia a eventos privados. Además de esto, los eventos públicos se anuncian a través de cartelería, webs y publicidad por el pueblo y a través de la oficina de turismo, cosa que los hace más visibles para los turistas.

ANÁLISIS RESIDENTES

Perfil del encuestado:

Variables  Total
Sexo Hombre 31
  Mujer 32
Edad (años) Entre 14 y 24 6
  Entre 25 y 35 14
  Entre 36 y 46 28
  Entre 47 y 57 8
  58 o más 7

Tabla14: Perfil de los encuestados residentes. Elaboración propia a partir de los datos de la encuesta.

Siguiendo el método utilizado anteriormente, preguntamos a los 63 residentes encuestados por su participación en actividades gastronómicas. Como en el caso de los turistas les planteamos la siguiente cuestión: ¿ha asistido a alguna de las actividades gastronómicas programadas en Alcossebre?

Variables  Sí      No
Sexo Hombre   22                9  
  Mujer   26                6  
Edad (años) Entre 14 y 24   3                3  
  Entre 25 y 35   11                3  
  Entre 36 y 46   24                4  
  Entre 47 y 57   6                2  
  58 o más   4                3  

Tabla15: asistencia a eventos gastronómicos por parte de los residentes. Elaboración propia a partir de los datos de la encuesta.

Se aprecia que la participación entre los residentes es muy elevada (Tabla15): de 63 encuestados, un total de 48 (76,19%) afirman haber participado de alguna de las propuestas gastronómicas de la localidad. Si analizamos por rango de edad, observamos que el grupo comprendido entre 36 y 46 años son las más participativos con un 85,71%, seguido de los que se sitúan entre 25 y 35 años con un 78,75% de participación y de los de 47 a 57 años con un 75%. Los menos participativos son los que se sitúan en los extremos. Los más jóvenes (entre 14 y 24 años) presentan un 50% de asistencia y los más mayores (58 o más) un 57,14%. Estos datos se podrían analizar más a fondo y podríamos preguntarnos el porqué de estos índices de participación. Como hipótesis propia plantearía una cuestión económica ya que los grupos con más alto grado de participación son los comprendidos entre 25 y 57 años, probablemente los que tienen mayor estabilidad laboral y económica.

Variables Escasa    Suficiente Elevada
Sexo Hombre   18         10        3
  Mujer   18           9        5
Edad (años) Entre 14 y 24   3           1        2
  Entre 25 y 35   7           5        2
  Entre 36 y 46   18           7        3
  Entre 47 y 57   6           1        1
  58 o más   2           5        0

Tabla16. Grado de satisfacción con la oferta de actividades gastronómicas en Alcossebre. Elaboración propia a partir de los datos de la encuesta.

De entre todos los encuestados residentes en la localidad de Alcossebre, un 57,14% opina que la programación gastronómica actual en el pueblo es escasa. Frente a ellos, se sitúan  con un 30,15% los que creen que la programación gastronómica es suficiente y un 12,69% que consideran que es elevada. Ante estos datos, no estaría de más plantearse mejorar y completar la programación existente. Hablamos de ello con Joan Roig (Restaurant Can Roig), quien expone lo siguiente: “yo siempre intento hacer cosas, como ya sabéis hago las jornadas de las tapas, pero a veces, cuesta. Si por cada actividad o evento obtuviéramos algo de ayuda nos facilitaría las cosas. Aunque solo fuera para hacer propaganda”. La respuesta de Joan Roig nos dirigió directamente a la concejala de cultura María Agut a quien le transmitimos la opinión del reputado chef. La respuesta de la concejala fue tajante: “no podemos ayudar a unas empresas privadas sí y a otras no por el simple hecho de que unas tengan más iniciativa que otras. Sería agravio comparativo. Los que quieran participar en las actividades gastronómicas que organizamos desde el Ayuntamiento (la ruta de la tapa) pueden, y muchos no quieren hacerlo”.

Es en este punto en el que el proyecto de desarrollar una programación gastronómica completa a través del proyecto iniciado a lo largo del máster, Mochila de Sabor, cobra importancia ya que el planteamiento sería organizar actividades y eventos tanto en espacios públicos (con la colaboración del Ayuntamiento) como en espacios privados como podrían ser los restaurantes interesados.

Siguiendo con la encuesta, preguntamos a los residentes si participarían en más actividades de índole gastronómica si se programasen.

Variables  Sí      No
Sexo Hombre   27                 4  
  Mujer   29                 3  
Edad (años) Entre 14 y 24   5                 1  
  Entre 25 y 35   12                 2  
  Entre 36 y 46   26                 2  
  Entre 47 y 57   7                 1  
  58 o más   6                 1  

Tabla17: Intención de participación. Elaboración propia a partir de los datos de la encuesta.

Frente a esta pregunta, un 88,88% de los encuestados residentes responde que sí (Tabla17). De entre ellos el número de mujeres y de hombres es similar ya que son 27 los hombres que afirman que asistirían y 29 las mujeres. Si nos fijamos en la edad, el grupo con más predisposición a participar en futuribles actividades es el comprendido entre 36 y 46 años con un 92,85%, seguido del de 47 a 57 años con un 87,5%. No obstante, la intención de participación es muy alta en todos los grupos de edad ya que todos están por encima del 80%.

Finalmente, y de igual manera que con el análisis de los turistas, para averiguar qué tipo de actividades generan más respuesta, preguntamos a los encuestados que han afirmado anteriormente haber asistido a alguna actividad gastronómica en Alcossebre a qué tipo actividades han asistido. Para ello, las clasificamos en un listado donde se incluyen las organizadas por entes públicas (ruta de la tapa, jornadas gastronómicas de la Sierra de Irta) o por empresas privadas (talleres, mercadillos, jornadas de tapas, catas, etc.) o a ambas.

Variables Públicas      Privadas Ambas
Sexo Hombre   6            7   9
  Mujer   9            7   10
Edad (años) Entre 14 y 24   2            1   0
  Entre 25 y 35   2            4   5
  Entre 36 y 46   6            8   10
  Entre 47 y 57   1            1   4
  58 o más   4            0   0

Tabla18. Nivel de asistencia a actividades públicas, privadas o ambas. Elaboración propia a partir de los datos de la encuesta.

En el caso de los residentes la participación en actividades relacionadas con la gastronomía es más variada. La mayor parte de los encuestados (39,58%) participa o ha participado en actividades públicas y también en privadas (Tabla18). Un 31,25% solo ha participado en actividades de iniciativa pública y un 29,16% tan solo ha asistido a eventos privados. Analizando en este caso los datos con Néstor Amela (L’Illa), éste explica que: “los residentes son más activos fuera de temporada. Nuestros clientes están abiertos a las actividades que ofrecemos y si pueden, vienen. La asistencia a eventos como la ruta de la tapa (pública) siempre es elevada porque se celebra en fiestas de septiembre, cuando aún quedan turistas y los locales ya empiezan a liberarse un poco del trabajo que conlleva la temporada estival”. En cuanto a grupos de edad, observamos que los más participativos son los que se comprenden entre los 36 y los 57 años, aunque Néstor Amela comenta: “mis clientes de aquí más fieles suelen superar los 45. Son los que más vienen, supongo que porque son los que más pueden (económicamente hablando)”.

CONCLUSIONES:

Sobre la programación pública:

  • El Ayuntamiento municipal de Alcalà- Alcossebre parece darse cuenta de que existe una tendencia creciente que es la del turismo gastronómico, sin embargo, aunque organiza dos actividades gastronómicas al año (1 en 2016), esta oferta es muy escasa. No solo para los turistas que llegan a la localidad durante el verano y las temporadas de otoño y primavera, sino también para los vecinos, que no encuentran oferta suficiente fuera de temporada y deben movilizarse a poblaciones vecinas para disfrutar de actividades relacionadas con la gastronomía.
  • Ahora que la Ruta de la Tapa está consolidada, la gente la conoce y moviliza a muchos clientes, el Ayuntamiento y los restaurantes participantes deberían realizar un esfuerzo por asegurar la calidad de la oferta, para mantener fidelizados a los clientes.
  • Visto el éxito de las Jornadas Gastronómicas de la Sierra de Irta, no se entiende que no se vuelvan a organizar, sabiendo que tanto clientes como restaurantes estarían dispuestos a participar. Además, era una actividad que llamaba la atención no solo de turistas, sino de residentes que se interesan y valoran el producto local.
  • Las actividades son limitadas y poco variadas debido a su escasez. No hay concursos, han desaparecido las jornadas gastronómicas en torno a productos locales, no hay conferencias ni ferias, ni cooking shows, no hay presentaciones de producto ni degustaciones, no hay actividades especialmente dirigidas a públicos concretos, es decir, no hay actividades para niños o para adolescentes o ancianos, etc.
  • La oferta pública relacionada con la gastronomía se limita a los meses de verano y temporada alta (la ruta de la tapa se celebra la primera quincena de septiembre, las jornadas gastronómicas de la sierra de Irta durante el mes de junio). Habría que desestacionalizar la programación para asegurar la participación de los residentes.
  • Alcossebre tiene capacidad, productos de calidad y restaurantes y profesionales preparados para realizar más actividades gastronómicas y, sobre todo, público dispuesto.

Sobre la programación privada:

  • Alcossebre cuenta con más de 70 restaurantes y los que ofrecen programación gastronómica diversa son 5, según la asociación de empresarios.
  • Los restaurantes que organizan actividades gastronómicas por su cuenta son, en gran parte, restaurantes consolidados, con años de trayectoria, con una clientela fija y con una alta valoración gastronómica por parte de los clientes y la crítica.
  • Aunque haya poca programación gastronómica total, es evidente que los hosteleros están al corriente de la creciente tendencia del turismo gastronómico.
  • Las actividades que se organizan fuera de la temporada estival, consiguen una alta participación por parte de los vecinos y residentes de Alcossebre, mientras que las que se realizan en verano, congregan mayoritariamente a turistas.
  • Con el paso de los años han aumentado las actividades organizadas por agentes privados y son más (aunque pocos más) los restaurantes que programan actividades.
  • Aunque los agentes privados programan más actividades y están más activos que los públicos, la oferta sigue siendo escasa.
  • Alcossebre tiene la capacidad de desarrollar una buena estrategia de turismo gastronómico. Hay turistas y residentes de sobra para que tenga acogida y hay restaurantes y agentes privados dispuestos a participar de ella.

Sobre los datos de las encuestas:

En turistas

  • De entre todos los turistas encuestados, un 53,33% declaró haber participado en al menos una actividad gastronómica.
  • Los más participativos son los turistas de origen español y que ya han visitado la localidad en más de una ocasión.
  • Por edad, los más participativos son los comprendidos entre 47 y 57 años, probablemente los que disponen de una situación económica más favorable.
  • El 53,33% de los turistas encuestados considera que la programación gastronómica en Alcossebre es escasa, frente a un 10% que cree que es elevada.
  • El 68,33% de los turistas encuestados afirma que participaría en más actividades si las hubiera.
  • El 71,87% de los turistas encuestados declaran haber asistido a actividades gastronómicas de iniciativa pública. Probablemente sea así porque las iniciativas privadas se desarrollan fuera de la temporada turística alta y porque desde el municipio se promocionan sus propias actividades.
  • Frente a los positivos datos, se podría apostar por una programación gastronómica más completa y variada. Unos datos tan optimistas son indicativos de una clara oportunidad.
  • Con los resultados de la encuesta a los turistas queda claro que el turismo gastronómico es una tendencia al alza y que Alcossebre no se debe limitar a ofrecer sol y playa, la gente tiene ganas de más.
  • Debido a los datos que apuntan que la gran mayoría de los turistas que han asistido a un evento gastronómico en Alcossebre, son personas que ya habían estado antes (mínimo una vez) en la localidad, podríamos barajar la posibilidad de que hubiera un problema de comunicación o publicidad ya que los turistas que llegan primerizos no conocen tanto la programación.

En residentes:

  • El 76,19% de los encuestados residentes ha participado en al menos una actividad relacionada con la gastronomía en Alcossebre, con lo que la participación en las pocas actividades que se organizan es muy elevada.
  • El grupo de edad más participativo es el comprendido entre 36 y 46 años, probablemente por la misma razón que en los resultados de los turistas.
  • El 57,14% de los encuestados residentes considera que la programación de actividades gastronómicas en la localidad es escasa, frente a un 30,15% que cree que es suficiente.
  • La intención de participar en otras actividades gastronómicas si se realizasen es muy elevada ya que supera el 80% en todos los grupos de edad.
  • En el caso de los residentes la participación en actividades gastronómicas privadas es mucho más alta que en el caso de los turistas ya que un 29,16% de los residentes encuestados declara haber participado solo en actividades privadas, un 31,25% solo en actividades públicas y un 39,58% tanto en actividades privadas como públicas. Esto se puede entender si se tiene en cuenta que la celebración de actividades privadas suele ser fuera de temporada estival, de manera que el público local tiene más facilidad para asistir a ellas ya que no están ocupados debido al aumento exponencial de trabajo.
  • De nuevo los datos son positivos e invitan ampliar la oferta existente. Se confirma que la gastronomía es un nuevo atractivo turístico que demanda desarrollo y que por tanto se abre una oportunidad para ello en Alcossebre.

Generales:

La programación gastronómica de la localidad de Alcossebre es muy escasa. Las actividades organizadas por la administración pública son limitadas y se condensan en la temporada estival. Las de entes privados, algo más variadas, suelen realizarse en los meses de primavera y otoño, aunque alguna se celebra en invierno, en un intento de desestacionalizar la temporada turística y dinamizar la localidad.

Realizar un plan gastronómico no solo serviría para ampliar la oferta cultural, turística y gastronómica sino que tendría la capacidad de generar puestos de trabajo (guías, productores, hosteleros etc.) e ilusión por mantener y cuidar la cultura gastronómica local.

Hay que tener en cuenta que los turistas demuestran haber asistido más a actividades públicas que a privadas, esto puede ser porque las públicas son más visibles ya que se promocionan con cartelería por todo el pueblo y en la oficina de turismo y el Ayuntamiento, mientras que las privadas suelen tener una promoción más reducida que se limita a redes sociales y newsletters y que, por tanto, llega a clientes habituales y no tanto a turistas ocasionales. Este puede ser uno de los motivos por los que las actividades privadas consiguen más participación residente. Por otro lado, las edades más participativas son las comprendidas entre 36 y 47 años, lo que responde, probablemente, a una situación económica, laboral y familiar estable. Cabe destacar que de entre los turistas, los más participativos son los repetidores, con lo que cabría planearse mejorar los sistemas de publicidad y promoción de las actividades para que los recién llegados se enteren y puedan ser partícipes de la programación.

En cuanto al grado de satisfacción con la programación actual, es evidente que la mayoría de encuestados cree que no es suficiente. Sin embargo, lo más sorprendente del estudio es el alto grado de participación y de intención participativa. La gran mayoría de los encuestados declara que participaría en más actividades gastronómicas si las hubiera, lo que supone una gran oportunidad para desarrollar un plan completo y variado que tenga en cuenta a todos los sectores de la población.

 

BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA

Hall, Michael y Sharples, Liz “The consumption of experiences or the experience of consumption? An introduction to the tourism of taste” in Food Tourism around the world. Elsevier Butterwoth-Heinemann, Oxford, 2003, pp 1-24

Gómez Martín, Belén y Armesto López, Xosé Antón, “Turismo, gastronomía y territorio” en Los espacios rurales entre el hoy y el mañana. Actas del XI coloquio de Geografía Rural, Santander, 2002, pp. 139.

Alonso Benito, Luis Enrique, ¿Un nuevo consumidor? Abaco, Revista de cultura y ciencias sociales, 31, 2002, pp. 14-15.

Quan S. y Wang N. “Towards a structural model of the tourist experience. An illustration from food experiences in tourism” Tourism management, vol. 25, nº3. Illinois, 2004, Pp: 297-305.

Millán Escriche, Mercedes, Viejos recursos para nuevos turismos: el caso de la Región de Murcia, Murcia, Cuadernos de turismo, 8, 2001, pp: 109-128

Flavián Blanco, Carlos y Fandos Herrera, Carmina, “Hacia la nueva cultura del turismo gastronómico”, Turismo gastronómico. Estrategias de máqueting y experiencias de éxito, Zaragoza, prensas universitarias, 2011, pp. 10-15

Ansón, Rafael (2010). “Conferencia inaugural” en el I Congreso Europeo del Turismo y la Gastronomía, Secretaría del Estado de Turismo. Madrid, 24 y 25 de mayo.

Real Academia de la lengua Española: http://www.rae.es/

Sección dedicada a la oferta gastronómica de la página web del Ayuntamiento de Alcalà de Xivert-Alcossebre: http://www.alcossebre.org/ver/602/OFERTA-GASTRON%C3%93MICA.html

página web oficial del Ayuntamiento de Alcalà de Xivert- Alcossebre:  http://www.alcaladexivert.es/

 

+ There are no comments

Add yours

*