Lo que como es mío y lo fotografío. La legalidad/ilegalidad de tomar fotos de platos en restaurantes. Una entrevista por whatsapp


image

Lo que como es mío y lo fotografío. La legalidad/ilegalidad de tomar fotos de platos en restaurantes. Curso de Food porn&Food Styling en The Foodie Studies.

A raíz de la información aparecida en Alemania de que quizás podría ser ilegal hacer fotos en los restaurantes en virtud de la propiedad intelectual del cocinero, el periodista gastronómico Albert Molins Renter contactó con la directora del Máster de Comunicación y Periodismo Gastronómico de The Foodie Studies, Yanet Acosta, para hablar como académica sobre el tema. Esta fue la entrevista, hecha a través de whatsapp:

Albert Molins Renter: Buenas!!!!

Yanet Acosta: Hola Albert!!

Albert Molins Renter: En Alemania salió la noticia de que quizás podría ser ilegal hacer fotos en los restaurantes…

Yanet Acosta: Lo que como es mío y lo fotografío.

Albert Molins Renter: Jajaja

Yanet Acosta: 😜 Estamos en la era del creative commons más que del copyright. Adrià compartió sus recetas y gracias a esa actitud su movimiento de cocina de vanguardia se extendió por el mundo casi a la misma velocidad que su reconocimiento.

Albert Molins Renter: ¿Por qué crees que hay esta fiebre por las fotos de comida?  ¿No crees que hay cierto exhibicionismo?

Yanet Acosta: Porque la comida es algo de lo que muchos disfrutamos y porque a través de ellas seducimos a otros ojos y despertamos su imaginación, sus deseos y apetitos. Puede ser una exhibición pero dependiendo de quién esté detrás de la cámara o del smartphone puede ser una crítica, una reflexión o una creación artística. El food porn es fetichista pero también lo es guardar las entradas de un partido de fútbol o de un concierto. 

Albert Molins Renter: El foodie es: ¿un disfrutón o un voyeur o un esnob?

Yanet Acosta: Disfrute, pero sobre todo curiosidad, interés y ganas de divulgar y compartir son las cualidades que encuentro tras un foodie. Los gourmets, que aún existen, me parece que buscan más el esnobismo. De hecho por eso a esta nueva tribu amante de la gastronomía que busca lo mejor sin tener que ser un adinerado ha buscado otro apelativo más contemporáneo que es foodie. Otra cosa es el uso que se haga desde el marketing o desde otros ámbitos de la palabra. Ah y voyeurs lo somos un poco todos, estamos en la cultura visual, es inevitable y además enriquecedor 😋

Albert Molins Renter: Es la primera vez que hago una entrevista por whatsapp 😄😄😄

Yanet Acosta: 😝 y seguro que no la última.

Albert Molins Renter: Seguro si el entrevistado es menor de 50!!!! Muchas gracias otra vez!!!

El reportaje sobre el food porn de Albert Molins Renter aparecerá en La Vanguardia  próximamente y para quienes compartan el placer de fotografiar la comida les recomendamos el curso de Food Porn y Food Styling de Jorge Gutiérrez que se impartirá en Madrid el próximo mes de octubre.

Si quieres conocer más detalles:

 INFÓRMATE