¿Por qué las algas no están en la pirámide nutricional?


pirámide españa

Esta semana se celebró en Madrid un Congreso de Gastronomía y Nutrición. El discurso fue el mismo que se hacía hace más de sesenta años. Alabanza a la Dieta Mediterránea y lamento por cómo cada vez más la población española se aleja de ella. Esto se puede achacar a muchas cuestiones, pero sobre todo lo que denota es una estrategia de comunicación gastronómica fracasada.

En un primer análisis, uno de los motivos de este fracaso puede deberse a lo desfasados que se perciben los mensajes y los iconos, como por ejemplo, la conocida “pirámide nutricional”, que para empezar es un triángulo.

La  pirámide nutricional que se utiliza por parte de los profesionales de la Nutrición para fomentar en la población hábitos alimentarios saludables se ha revelado ineficaz. Ana Luzón de la Sociedad Española de Gastronomía y Nutrición admite, de hecho, que la pirámide es “mejorable”, sin embargo, mantiene que  “es una forma gráfica de expresar de forma didáctica estas recomendaciones”.

El triángulo en el que se representan estas recomendaciones está dividido en varias franjas. En la base aparecen los cereales y las patatas, seguidos por las frutas y hortalizas y el aceite de oliva. En el tercer escalón, los lácteos y en el cuarto los pescados y las carnes blancas, así como las legumbres y los huevos. Hasta aquí, se supone que las recomendaciones de ingesta son diarias o muy a menudo. En la parte superior del triángulo aparecen los embutidos y las carnes rojas y, al final del todo, indicando que el consumo debe ser excepcional, la bollería, la mantequilla y otros azúcares.

Es curioso, pero cualquier persona que se quiera cuidar no seguiría de ninguna manera esta recomendación, porque lo primero que haría sería desterrar la pastelería industrial de su vida para siempre y el azúcar refinado, así como los caramelos y dulces dibujados. No obstante, probablemente no eliminaría la mantequilla, un producto que está en uno de los primeros escalones de las recomendaciones nutricionales de otros países.

En la pirámide de alimentos recomendados para una dieta saludable, los iconos representan en general ingredientes procesados por la industria. Por ejemplo, en el apartado de los cereales, aparece un cartón de cereales de desayuno -un producto poco mediterráneo- y en el de los pescados, las latas de atún y sardinas. La justificación es que así se reconocen los alimentos con mayor facilidad porque son como habitualmente se compran en los supermercados por la mayoría de la población.

piramide senc

No obstante, en  la última pirámide de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria, se ha incluido directamente un tetra brick de leche de soja como un alimento de consumo diario recomendado. Las virtudes de la soja son realmente fabulosas para la salud, según leemos todos, pero nadie habla de que la mayor parte de las bebidas industriales de soja están hechas con soja modificada genéticamente. Tampoco, se habla de que las bebidas de soja se pueden hacer en casa comprando el grano de forma sencilla y sin tener así que depender de una industria que gracias al márketing, vuelve a los consumidores más dependientes y menos saludables.

Por ello, cuando durante el Congreso de Gastronomía y Nutrición, el cocinero Rodrigo de la Calle preguntó a los nutricionista que por qué no estaban las algas en esa pirámide de recomendaciones alimentarias, aunque no se dijo nada muchos rieron porque la respuesta es sencilla: porque simplemente el mayor productor de algas en España sigue siendo Porto Muiños, una pequeña empresa gallega y no una gran industria alimentaria. Tiempo al tiempo.