Una historia del vino para niños


La historia del vino Cecilia López
Rebuscando en la Biblioteca Nacional de España me he encontrado con La historia del vino  de Cecilia López, publicado en 1965. Se trata de una historieta para niños ilustrada, en la que las leyendas ganan a la Historia, pero su valor es histórico, porque con este libro se aleccionaba a los niños en el consumo correcto del vino.
La historia bíblica tiene mucha importancia y así asegura que Noé fue el primer hombre que tomó vino. Y de su experiencia saca una frase aleccionadora que será el mensaje constante del libro:
“Los hombres que beben vino se sienten primero ligeros como pájaros, luego fuertes como leones y al final estúpidos como asnos”.
La Historia del Vino de Cecilia López
Otra advertencia en clave religiosa es la que recupera de la que supuestamente hizo diso a los judíos:

“Los que os levantáis de mañana a emborracharos y bebéis hasta la noche y no dais una mirada a las obras del señor os aseguro que tendréis muchas casas desiertas porque diez yugadas de viña solo producirán un pequeño frasco de vino”.

La Historia del Vino Cecilia López
En el libro se recomienda beber vino con alimentos, pues como no necesita ser digerido si se toma con el estomago vacío pasa de inmediato a la sangre. También se habla de la sensibilidad de los niños al alcohol, por lo que recomienda que no las tomen y explica la causa de muerte a causa del vino:
“La sensación de calor que el vino produce es engañosa pues hace que los vasos de la piel se dilaten por donde el organismo pierde temperatura y se enfría. Esa es la razón de que mueran muchos borrachos que se quedan dormidos a la intemperie”.
0-2
La autora asegura que  en esa época en Finlandia se castigaba el exceso de alcohol en conductores con tres meses de trabajos forzados y ocho si provocaba heridos graves o muertos. Y para prevenir el alcoholismo una explicación contundente:

Las personas que acostumbran a beber con exceso aunque en su vida nunca lleguen a ser borrachos se vuelven egoístas quisquillosas exaltadas. Duermen con sueño intranquilo, constantemente se sienten deprimidos y fatigados (…). En el trabajo rinden menos por tener las facultades mentales y espirituales embotadas no pueden apreciar la belleza del arte, ni la grandeza de los ideales, no son capaces de sentir afecto por nadie porque están siempre malhumorados, carecen de amigos.

Una Historia que luego dulcifica reivindicando el valor sagrado del vino.

+ There are no comments

Add yours

*