Los principales mitos de la crítica gastronómica

Los principales mitos de la crítica gastronómica


Para quienes conocen solo desde fuera el trabajo que realiza un crítico gastronómico, es habitual soñarlo y mitificarlo. Pero hay que tener en cuenta, que como muchas otras profesiones, la de la crítica gastronómica está mitificada. Aquí les indicamos tres de los principales mitos sobre el crítico gastronómico:

1.Come gratis. Es el primero y más falso de todos. El crítico paga y si es invitado, por deontología o ética profesional debe indicarlo en el texto de la crítica.

2.Debe ser anónimo. El crítico tiene que preguntar y hablar, pues antes que gastrónomo es periodista y este es precisamente el trabajo que lo diferencia. Profundizar en la filosofía del establecimiento o de su cocina se consigue entrevistando y charlando. Como precaución a posibles tratos de favor, solo hay que observar que en el resto de la sala la comida se desarrolla de la misma manera.

Louis de Funès disfrazado de señora para no ser reconocido como crítico gastronómico de la «Duchemin» en la película «Muslo o pechuga» (1971).

3.Repetir varias veces. Si un restaurante es rematadamente malo, solo hay masoquismo por parte del que quiera ir una vez más a comprobarlo. Si es por lo contrario, tendrás un conocimiento más amplio del establecimiento, pero no hay que olvidar que la crítica es el relato de una comida un día concreto. Y pese a eso, lo observado puede trascender si en lugar de quedarnos con los detalles nimios, interpretamos lo que nos ofrece el restaurante.

4. Los mejores restaurantes. Es común identificar la crítica con los restaurantes de alta cocina de muy alto presupuesto porque son los más mediáticos. Sin embargo, el trabajo de la crítica se extiende a todos los establecimientos no solo de alto nivel sino medio o comida en la calle. Y es precisamente en estas dos últimas categorías donde es más necesaria, pues son los lugares que nos podemos permitir la mayoría de los mortales.

5. La crítica se escribe. Hasta hace poco, la crítica gastronómica se concebía como un género periodístico para ser escrito. Sin embargo, la tecnología y la creatividad pueden llevar este género a cualquier otro formato como el radiofónico o el audiovisual.

Si deseas poner en práctica tus propios criterios y alcanzar un estilo propio y profundizar en el trabajo de la crítica gastronómica o del periodismo gastronómico, infórmate sobre nuestro Curso de Crítica Gastronómica o nuestro Master de Comunicación y Periodismo Gastronómico en info@thefoodiestudies.com

¡¡Plazo abierto para la solicitud de becas para el Master de Comunicación y Periodismo Gastronómico!!

 

+ There are no comments

Add yours