Los alumnos internacionales de #MásterGastro celebran la Navidad


Los alumnos del Máster de Comunicación y Periodismo Gastronómico de The Foodie Studies cuentan lo que cenarán en Navidad.

Los alumnos del Máster de Comunicación y Periodismo Gastronómico de The Foodie Studies cuentan lo que cenarán en Navidad.

Se acercan las fechas navideñas y desde aquí os queremos felicitar con las cenas navideñas de los alumnos del Máster de Comunicación y Periodismo Gastronómico The Foodie Studies, que este año son de Argentina, Colombia, México y España. Cada uno de nosotros contará qué se toma en su país y qué habrá en su mesa la noche del 24 de diciembre.  Una celebración diversa y con muchas opciones que también pueden inspirar tu celebración navideña.

– Argentina

Algunas de las tradiciones navideñas argentinas se han exportado de España e Italia, por ello en Nochebuena y en Nochevieja se toman después de la cena turrones y garrapiñadas. El mantecol también se suele tomar en estas fechas, se trata de un tipo de turrón semiblando, una adaptación de la halva griega, con una textura esponjosa que también se suele tomar en estas fiestas. También es típico el pan dulce y los budines de distintas variedades, como los hechos con pasas o frutos secos.  Además, en muchas mesas argentinas se suelen encontrar platos como el italizano vitel toné (carne de vacuno con salsa), lengua a la vinagreta o tomates y huevos rellenos. En cuanto a la bebida, es típico el clericó, una bebida frutal en la que se mezclan frutas tropicales y cítricas.

Alicia Sisteró es una de nuestras alumnas en Argentina. Ella aún no sabe qué cenará, pero nos cuenta lo que le gustaría comer: 

«Para estas ocasiones me encanta el estilo buffet, para poder elegir lo que me gusta de la mesa. Es ideal cuando se reúnen muchos familiares y nadie quiere pasar calor en la cocina preparando platos calientes en el horno minutos antes de la cena. Entonces todos llevan algún platillo frío. En esa mesa buffet pondría unas copas de camarones o ceviche para empezar. Algún arrollado de pollo o pescado relleno, con salsas cítricas. Y un par de ensaladas frescas y jugosas. También algunos rolls de sushi. Y para el postre, algún helado con frutas solamente. Y luego algunas garrapiñadas y turrones, que me pierden. Para finalizar un buen champagne para brindar con mis seres queridos. Eso sí, al otro día ataco lo que sobra ¡por lo general queda muchísimo!»

– Colombia

Cada zona de Colombia cuenta con un menú típico diferente, aunque se suele tomar pavo con salsa de ciruelas o de manzana, o pernil de cerdo con salsa de frutos rojos; ensalada rusa, arroz con almendras y ensalada de frutas.

En la mesa nunca falta la natilla con salsa de mora, los buñuelos (amasijos fritos a base de harina de maíz y rellenos de queso costeño), tamales y chocolate con queso Paipa. Una tradición muy bogotana también es cenar  ajiaco santafereño, una sopa a base de tres variedades de papas (criolla, sabanera y pastusa), guascas, pollo desmenuzado, mazorca, alcaparras y crema de leche.

Una de nuestras alumnas colombianas es María Carolina Riaño y en su mesa habrá:

«Pernil de cerdo con salsa de frutos rojos, arroz con nueces (pecanas, macadamias, almendras, marañones), ensalada de frutas con salsa de curuba (fruta autóctona de la familia de las pacifloráceas) y ensalada con tomate uvalina, variedad de lechugas, espárragos y vinagreta de mi mamá. De postre, strudel de manzana con crema Chantilly. Por supuesto un buen vino y Champagne para celebrar las “buena nuevas”».

– México

En México la experiencia gastronómica en las fiestas de fin de año es bastante diversa y pese a las influencias de los Estados Unidos está garantizado encontrar en las mesas de las familias en Navidad pierna adobada de cerdo al horno que suele acompañarse de puré de papa o el bacalao a la vízcaina. Entre los acompañamientos, ensalada de manzana con crema ácida, azúcar, manzana o perón, nuez, pasas y piña en almíbar o los ayocotes, un tipo de legumbre similar al frijol de mayor tamaño que se cocina y se tritura para servirse en  puré. Los romeritos se preparan normalmente en el centro del país y se hacen con una hierba silvestre con mole negro oaxaqueño o poblano y patatas. El mole de camarón es una especie de croqueta de camarón seco, que se sirve un mole normalmente negro. El pozole se prepara normalmente en las fechas de año nuevo como un plato más tradicional, el maíz utilizado se llama cacahuatzintle y se sirve con cabeza de cerdo al vapor y pollo hervido deshebrado. 

Los chiles chipotles rellenos son también una receta bastante socorrida durante estas fechas y los rellenos pueden variar de acuerdo a la familia: los hay de atún, de queso e incluso de sesos. Siguiendo con los chiles también es costumbre comer los “ratones”,  chiles huauchinago o jalapeño fresco, rellenos de atún, se sirven con crema agria y vinagre. De postre podemos encontrar distintos preparativos al estilo de ‘fruit cake’, algunas galletas, pero realmente no es común después de un banquete de esa magnitud llegar al postre.

Nuestro alumno mexicano, Roberto Palacios, cenará:

«Pierna adobada de cerdo al horno preparada a base de chile guajillo, ayocotes  y ponche navideño (una infusión de caña de azúcar, tejocote, guayaba, manzana, uva pasa y canela endulzada con piloncillo, a la que si hace mucho frío se le agrega un “piquete” de ron o brandy).   Me toca preparar el postre y serán ‘petit fours’ con los sabores del ponche navideño».

– España

En España hay gran diversidad de platos típicos para estas fechas dependiendo de la zona de la que se proceda. Pero en general es popular cenar, como plato principal cochinillo, cordero o besugo, antecedido por entrantes como el marisco, los espárragos, los cardos, ensalada de escarola y granada o la lombarda con manzana. De postre, además de los tradicionales turrones, almendrados y otros dulces navideños, también se encuentran postres como la sopa de almendras

Cristina Carpintero es una de nuestras estudiantes y procede del sur del país, aunque su familia se desplazó al norte, así que su mesa es una amalgama de influencias:

«Picoteamos canapés de mousse de pato y oca, salmón ahumado con queso crema, vol au vent rellenos de mayonesa con atún y huevo duro, gambitas y tal vez algo más de marisco, jamón, lomo y queso y si queda algo de hueco en el estómago solomillo de ternera a la plancha con salsa de boletus que hace mi padre, ¡buenísima! De postre turrones variados, pestiños caseros (masa frita con vino de Jerez y anises y bañados en miel) y talo (bizcocho borracho). El día de Navidad picoteamos un poco de lo mismo que en Nochebuena y comemos cordero al horno, hecho solo con sal, aceite y agua y ensalada de escarola con granada y nueces. Regamos con Canasta para los aperitivos, Txakoli y Rioja Alavesa».

Claudia González es del norte de España y en su casa:

«Somos muchos para Nochebuena y Navidad, de forma que la jefa de cocina (mi madre) prepara y elabora los platos con ayuda de varios pinches (hijas, hermana, sobrinos…) el día 23 y 24. Es algo ritual, la casa llena de gente y mi madre con el delantal dando instrucciones. En el Norte de España, del que procedo, el marisco suele estar presente en las mesas de Navidad. En unas u otras versiones, adaptado al presupuesto de cada uno. En mi casa, gambas y langostinos con mayonesa casera, nécoras y ostras. Les acompañan foie con gelatinas de vinos e higos en almíbar, también caseros. Salmón ahumado, pimientos rellenos de rabo de toro, algunos embutidos ibéricos y salpicón de marisco. Como platos principales todos los años se cocina en casa un pollo de corral guisado con verduras, solomillo en salsa con puré de patatas y bacalao con tomate. El pollo se toma en Nochebuena y el solomillo y el bacalao el día de Navidad. A los postres, tostadas de navidad caseras (en almíbar o secas), turrones, polvorones y algún chocolate. Del vino se encarga mi padre, que los últimos años ha elegido un blanco cántabro que nos encanta, “Casona Micaela” y suele apostar por tintos reserva de La Rioja Alta para estas fechas. Junto con el postre salen a la mesa orujos típicos de las montañas de Cantabria: orujo de miel, de hierbas y crema de orujo».

Anna Tusell es una de nuestras alumnas de Cataluña y aún no sabe qué cenará el 24 porque la costumbre familiar es:

«Ir a un restaurante y cada uno elige de la carta. Sin embargo, el día 25  comeré «escudella i carn d’olla»(un caldo hecho con verduras, legumbres, distintos trozos de carne y pollo y hueso de jamón. Con este caldo se hierben «galets» de Navidad (pasta en forma de caracol). Por otro lado, también se come la «carn d’olla» que es toda la carne, verduras y legumbres que se han cocido para hacer el caldo. Yo suelo hacerme un «trinxat» (una mezcla chafada con el tenedor) de patata, garbanzos, butifarra negra, zanahoria, nabo, chirivía y col; lo aliño con sal y pimienta molidas y un buen aceite de oliva».

Como en Cataluña también es fiesta el día 26 de diciembre, Ana también nos cuenta qué comerá ese día:

«Al dia siguiente, 26 de diciembre, tradicionalmente se elaboraban canelones con la carne sobrante de la «carn d’olla». Actualmente, se siguen tomando canelones por tradición, aunque no hayan sobrado del día anterior. De hecho, en mi casa preparamos los canelones de bacalao y gambas. Como postre, solemos empezar con fruta para «limpiar» y refrescar antes de pasar a los turrones y al cava. Siempre terminamos con una (o tres) tazas de té, para «desengrasar» un poco».

Y yo, que soy Aurora Salvo, soy de Madrid, pero en mi familia tenemos una tradición distinta: 

«La celebración en mi casa comienza desde la misma comida de Nochebuena. En esa comida solemos comer fabada, no sé de dónde viene esa tradición, pero es un antesala de lo que vendrá después. Para cenar solemos tomar cordero al horno, hecho sólo con agua para que conserve su sabor. En la mesa tampoco faltan los canapés variados, como de salmón ahumado o de queso con cebolla caramelizada, los langostinos, la lombarda y el embutido, jamón, queso, chorizo y lomo. De postre no pueden faltar los turrones, los mazapanes o la sopa de almendras. Así, como el vino y el cava para brindar por reunirnos todos el próximo año. Al día siguiente lo tradicional es comer las sobras del día anterior y chuletas de cordero».

Si quieres ser uno de los próximos alumnos del Máster de Comunicación y Periodismo Gastronómico de The Foodie Studies dad al clic:

INFÓRMATE

Aquí mis otros posts como alumna infiltrada:

Con mucho gusto“, “Una mirada infiltrada“, “Un mundo por descubrir“,  “Gastronomía con los cinco sentidos”, “10 cosas que he aprendido en el módulo sobre blogs“, «Yanet Acosta hablará en Bruselas sobre la gastronomía en la literatura«, «Elaine Hernández (Bocatips), antigua alumna del Máster de The Foodie Studies«,  «10 cosas que he aprendido en el módulo de crítica gastronómica» y «Los géneros periodísticos también en gastronomía«

+ There are no comments

Add yours